• Inteligencia de Negocios Atalaya

El arranque (lento) del año


Las cifras que se han conocido sobre la economía en los primeros meses del año pueden crear la impresión de que todos los malos presagios de inicio de año eran solamente visiones alarmistas. Por ejemplo, nos enteramos que la cartera de crédito de la banca múltiple sigue creciendo a doble dígito, que la venta de autos nuevos crece a una tasa que se puede considerar "buena" (5.8% acumulados los primeros 4 meses del año respecto al mismo periodo del año anterior), que la tasa de desocupación llega a mínimos del periodo post-crisis 2009, las exportaciones siguen creciendo comparadas contra el mismo mes del año anterior y el PIB del primer trimestre desestacionalizado crece 0.6% respecto al 4o trimestre del 2016, o un 2.4% anualizado, mucho mayor que la gran mayoría de pronósticos nacionales e internacionales que nos proyectan con un crecimiento menor al 2% para el 2017.

Muchas columnas de diversos medios de negocios comienzan a tener ahora un tono optimista sobre lo que resta del año debido a que diversas circunstancias que eran riesgos latentes no se han materializado (p.ej., no ganaron los candidatos más radicales de derecha ni en Países Bajos ni en Francia, la propuesta fiscal del gobierno de Estados Unidos no incluye al momento el impuesto fronterizo, el tipo de cambio bajó de los niveles de 20 pesos por dólar, no ha habido un nuevo aumento significativo de la gasolina, entre otros), lo que ha hecho que suban diversos pronósticos para el crecimiento del país este año (aunque siguen por debajo del 2%)

Si bien, es cierto que esas variables ayudarán a la dinámica de lo que resta del 2017, la actividad económica del país tiene varias cifras que indican una clara desaceleración:

*El crecimiento de venta de autos nuevos es muy inferior a la de años anteriores, años en los que crecía por arriba del 15%, además de que el crecimiento está ahora empujado principalmente por los vehículos de menor precio (subcompactos), cuando en años anteriores era por vehículos de mayor precio

*El crecimiento de la cartera de crédito de la banca múltiple se ha frenado casi por completo durante los primeros 2 meses del año comparado con el arranque del año pasado

*Las ventas de la ANTAD en tiendas iguales (TI) decrecieron en términos reales los primeros 3 meses del año, y en abril apenas por arriba de inflación

*La producción del sector manufacturero crece apenas por encima de inflación

*El IGAE, que es el indicador mensual adelantado sobre la dinámica económica muestra desaceleración ligera en enero, una más fuerte en febrero y, acorde a las cifras anticipadas del PIB durante el primer trimestre, marzo podría ser un mes en contracción respecto a febrero

Con esto en perspectiva, lo que sugerimos es que los planes de las empresas se mantengan sobre un entorno de menos crecimiento que el del año pasado. Sí hay sectores que mantienen dinámicas de crecimiento, inclusive de aceleración, pero los principales sectores económicos muestran diversos grados de desaceleración. No olvidemos que un gran factor estructural para nuestra economía, la renegociación del TLC, no logra ni su primer consenso aún: la fecha en la que se comenzará, por lo tanto, tenemos todavía riesgos e incertidumbre relevantes en lo que resta del año que se traducen en menos inversión y en un tipo de cambio volátil, además de un mercado interno claramente afectado por el aumento de inflación.

#economía #México #2017 #perspectivas #crecimiento #desaceleración

12 vistas