top of page

La carta de navegación: el mapa estratégico

El modelo de Balanced Scorecard (BSC), traducido al español como Cuadro de Mando Integral), es un modelo de gestión que ha evolucionado de su alcance original de ser un sistema de indicadores, a convertirse en un sistema de diseño y seguimiento de la planeación estratégica de una empresa.


Parte de ese sistema es un instrumento llamado Mapa Estratégico, que es un conjunto de objetivos ligados por relaciones causa-efecto, a lo largo de las 4 perspectivas de gestión de la empresa: la financiera, la del cliente, la interna y la de los intangibles. Al desarrollar la estrategia, es importante considerar objetivos que cubran el corto, mediano y largo plazo, que balanceen entre temas de crecimiento y rentabilidad, y que tengan una estrategia claramente diferenciada en la perspectiva del cliente. En ese sentido, se convierte en un instrumento sumamente potente de definición, enfoque y comunicación de la estrategia.


A pesar de todos estos beneficios, el gran reto está en asegurar que la agenda de Dirección se enfoque a esos objetivos, lo que implica la renuncia al resto de temas que no impacten en la estrategia. Para ello, trabajamos con los fundadores de una empresa para que el mapa estratégico desarrollado con ellos se convirtiera en la gran referencia de las acciones, decisiones e inversiones de la empresa. Para ello, seguimos 3 pasos iniciales:

  1. Comunicación del mapa en cascadeo: de dueños a directores, y de ellos a mandos medios, y de ellos a operativos. Presentar el mapa, las grandes líneas, el sentido del mapa, la forma en que cada área participa, ayuda a crear un marco común de referencia para todos.

  2. Alineación de las agendas. Renuncia a lo que no es estratégico: una de las primeras acciones recomendadas fue que los dueños preguntaran a las personas que se les acercaran para pedir una reunión, cuál era el objetivo que sería atendido con dicha reunión. Si la persona no identificaba alguno, no ocurría dicha reunión. Eso obligaba a que hubiera un mayor entendimiento del mapa, y a asegurar que el tema en cuestión iría alineado al menos a alguno de esos objetivos. Lo demás, sería rechazado, con lo que se avanzó en crear la “renuncia” a los temas que no son estratégicos.

  3. Modelo de gobierno: se refiere a toda la estructura y agenda de reuniones para medir, evaluar, presupuestar y ejecutar la estrategia. Esto será detallado en otra entrada del blog.


Desde la primera reunión de comunicación, uno de los dueños se refirió al mapa como la “carta de navegación” usada en aviación. La forma en que se llegaría al destino futuro de la empresa. A partir de ese momento, tomó una versión del mapa que llevaba impresa en hoja carta, la dobló, la guardó en su agenda, y fue el mecanismo con el que aseguraba la continuidad en su seguimiento, y la renuncia a lo que no es estratégico, ya que si el colaborador no señalaba a cuál objetivo iba referido el tema que quería tratar, se dejaba de lado dicha reunión.

Hemos ayudado a crear esas cartas de navegación en muchas empresas. Contáctanos para apoyarte en crear el de la tuya. Escríbenos a contacto@atalaya.info o llámanos al (442)732-1011, y contarás con toda nuestra experiencia y conocimiento en estos temas para construir el futuro de tu empresa.

16 visualizaciones0 comentarios

Commentaires


bottom of page