¿Cómo hacer un mapa estratégico y para qué sirve?

Un mapa estratégico es un elemento visual de comunicación, para que la organización conozca sus objetivos estratégicos y las relaciones causa-efecto entre ellos, a través de las 4 perspectivas planteadas por el modelo de Balanced Scorecard (BSC): Financiera, Clientes, Interna, Aprendizaje y Crecimiento.


¿Cómo hacer un mapa estratégico?


La construcción de un mapa estratégico comienza desde la definición de la secuencia de las 4 perspectivas ya mencionadas, en función de la naturaleza de la organización. Por ejemplo, en una organización privada con fines de lucro, los resultados financieros son la consecuencia última de hacer bien las cosas en las otras 3 perspectivas.



En una entidad de beneficencia, la perspectiva del cliente (beneficiario) es el fin último de hacer bien las cosas en las otras perspectivas, incluyendo la obtención de recursos financieros (que se convierte en un medio, y no en un fin). A continuación, presentamos la secuencia y contenidos de un mapa en el caso de una organización.


  1. Financiera: La empresa se plantea objetivos en términos financieros, ligados a 3 grandes temas, como son el crecimiento de la empresa, la rentabilidad y su liquidez. Estos objetivos deben estar balanceados en una óptica de corto, mediano y largo plazo, ya que, de forma temporal, uno puede tener más peso que otro (p.ej., un foco en crecimiento puede implicar no maximizar la rentabilidad, o un foco en rentabilidad puede implicar que no se dé prioridad al crecimiento por un lapso).

  2. De los clientes: El componente económico más importante para cualquier iniciativa es su clientela. Por eso es necesario que el mapa estratégico tenga en cuenta: ¿Quién es el público objetivo? ¿Qué propuesta de valor se le ofrece? ¿Cómo se desarrollan relaciones de largo plazo con los clientes? ¿Cómo desarrollar una marca atractiva e identificable? ES EN ESTA PERSPECTIVA DONDE SE DA EL CARÁCTER ÚNICO A LA ESTRATEGIA DE LA EMPRESA.

  3. Interna: Para lograr los objetivos financieros y de los clientes, se requiere operar con eficacia y eficiencia los grandes procesos clave de la organización. En esta perspectiva se definen esos procesos clave, considerando los procesos de la cadena de suministro, los de desarrollo de clientes, los de innovación y los de “buen ciudadano” (cumplimiento a normatividades y regulaciones).

  4. Aprendizaje y crecimiento: lo anterior sólo se logrará si se cuenta con un equipo de personas expertos en ciertos conocimientos y habilidades, con estructuras organizacionales bien definidas, con liderazgos fuertes, una cultura alineada a los objetivos planteados, y acceso a la información de manera oportuna para tomar decisiones correctas.

El desarrollo del mapa estratégico ayuda a crear foco, a ser claro en los qué y en los cómo de la estrategia, y a comunicarlos efectivamente a la organización. Contamos también con una Guía para planeación estratégica, que te permitirá conocer los pasos y puntos clave para desarrollar un buen ejercicio de planeación. Conócela en https://www.atalaya.info/plan-estrategico

Teléfono: 442 732 1011

contacto@atalaya.info


Información recuperada dehttps://www.apd.es

15 visualizaciones0 comentarios